49 imágenes con frases motivadoras para compartir

Suele decirse que la motivación es una excepción, que no se puede vivir siempre en ese estado de alteración, trastornado, casi conturbado y que se tiene que recalar en la disciplina. Lo que se olvida, de igual forma, es que la disciplina surge con la motivación y nunca la puede soltar. Podemos decir que ésta, en definitiva, es una motivación dosificada, transformada, pero cuya naturaleza siempre delata su origen. No se puede ni se debe vivir en la inercia; hay que querer estar donde en efecto se esta. Te presentamos 49 imágenes con frases motivadoras de autores célebres. Como siempre, te traemos el mejor material ¡No te pierdas las imágenes!

Imágenes con frases motivadoras

Es bueno sentirse motivado para lograr cada uno de los objetivos que nos trazamos. Nos sentimos bien, óptimos, hasta libres.

 

Hacer todo con enorme pasión no solo nos lleva más cerca del resultado, sino que nos hace agradecer y disfrutar el hermoso proceso. Corolario y devenir previo es igual a todo ¿Acaso esa no es la máxima gloria para el ser humano? Disfrutar de cada instante.

La vida es demasiado corta no solo para tener el trabajo equivocado, sino también para andar triste y amargado. Todo pasa demasiado rápido; disfrutemos de la vida con toda celeridad.

Se debe ser disciplinado, porque justamente en ello encontramos una motivación dosificada. De lo contrario, esta última se semeja a un andar fuerte al inicio y un quedarse poco a poco. Es indispensable, al contrario, cierta continuidad.

De los fracasos siempre se aprende. Quizás la enseñanza no sea para la actualidad, en estos momentos; pero luego sí lo verás.

Seguir adelante, aunque cueste. Eso no te hace distinto tal vez, pero sí te convierte en un ser real y maduro. Los sueños no se logra siempre fácilmente; hay que bajarlos de ese pedestal con mucho esfuerzo.

 

 

Fuerza y mucha fuerza. Madurez ante todo. La perfección en el hombre no viene de primera, sino que son una serie de errores perfectamente pulidos.

Hay que respirar hondo y entender que los fracasos son normales. Entre el deseo y su realización siempre hay un largo trecho, un espacio en el que pueden suceder miles de infortunios y azares. La cuestión es siempre ser fuerte, no dejar que la palabra empeñada, incluso con uno mismo, no valga nada.

 

Es preferible un fracaso que un no intento. Lo primero muestra nuestra sagacidad e intrepidez; lo segundo solo la pusilanimidad. El sujeto último, por lo tanto, siempre será el que triunfará en la vida o estará más cerca de sus sueños (eso ya es muchísimo)

Que tus metas sean tan altas como los mismos horizontes.

El respeto excesivo a los sueños no es muy bueno. Quedan como ideales lejanos, pertenecientes a un cielo que no se toca ni remotamente. Lo mejor, en cierto sentido, es bajarlos, tenerlos como terrenales y bien cercanos, sin dejar de lado nada ni modificarlos.

El ser humano es más conforme a que se expande. Expandirse, naturalmente, conlleva tocar terrenos desconocido. Siempre eso da miedo, pero es un primero paso más que necesario. De la zona confortable por lo general no pasa nada.

 

Si quieres algo lo consigues. Es bueno en estas cuestiones ser decidido y nunca esperar el mejor momento. Siempre cuando las oportunidades dependan de otros no ganaremos nada.

Piensa y piensa, que las ideas fijas atraen realidades similares siempre.

 

Tú tienes el verdadero potencial para todo.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *