70 Frases de Nelson Mandela sobre la vida, la paz y la igualdad

Sin lugar a dudas, Nelson Mandela ha sido uno de los políticos y activistas más importantes del siglo pasado y parte de este. Su labor ha modificado no solo la realidad de un país entero, sino visiones muy arraigadas en el resto del mundo, siempre en la búsqueda de una realidad mejor. A continuación te presentamos las mejores frases, imágenes e información de Nelson Mandela. 

Las mejores frases célebres de Nelson Mandela

1- Que tus elecciones reflejen tus esperanzas y no tus miedos.

2- Siempre parece imposible hasta que está hecho.

3- Un ganador es un soñador que nunca se rinde.

4- Aprendí que el coraje no es la ausencia de miedo, sino el triunfo sobre éste.

5- El hombre valiente no es el que no siente el miedo, sino el que lo vence.

6- Cuando a un hombre se le niega el derecho de vivir la vida en la que cree, no tiene más remedio que convertirse en un proscrito.

7- La acción sin visión es solo pasar el tiempo, la visión sin acción es simplemente soñar despierto, pero la visión con acción pueden cambiar el mundo.

8- La gente responde de acuerdo a cómo la tratas.

9- Nadie nace odiando a otra persona por el color de su piel, sus antecedentes o su religión.

10- Las personas deben aprender a odiar, y si pueden aprender a odiar, se les puede enseñar a amar, porque el amor es más natural para el corazón humano que su opuesto.

11- El resentimiento es como beber veneno y luego esperar que mate a tus enemigos.

12- No me juzgues por mis éxitos; júzgame por las veces que me caí y me levanté.

13-  No soy un santo, a menos que pienses en un santo como un pecador que siguen intentado.

14- Si hablas con un hombre en un idioma que él entiende, entonces vas a la cabeza; si le hablas en su idioma, entonces vas a su corazón.

15- Como he dicho, lo primero es ser honesto contigo mismo.

16- Nunca podrás tener un impacto en la sociedad si no te cambias a ti mismo.

17- Las apariencias son importantes; recuerda siempre sonreír.

18- Si quieres hacer las paces con tu enemigo, tienes que trabajar con tu enemigo. Entonces se convierte en tu compañero.

19- Los tontos se multiplican cuando los sabios están en silencio.

20- Puedes empezar a cambiar nuestro mundo para mejor todos los días, sin importar cuán pequeña sea la acción.

Frases de Nelson Mandela sobre la vida

21- No se puede encontrar la pasión jugando poco para conformarse con una vida que es inferior a la que eres capaz de vivir.

22- Después de subir una gran colina, uno se encuentra que hay muchas más colinas para escalar.

23- Soy el amo de mi destino; soy el capitán de mi alma.

24- No hay nada como volver a un lugar que permanece sin cambios para encontrar las formas en que has cambiado.

25- Parte de ser optimista es mantener la cabeza apuntando hacia el sol; los pies avanzando.

26- Nunca pierdo: yo gano o aprendo.

27-  Cuando las personas están decididas, pueden superar cualquier cosa.

28- Olvida el pasado.

29- Podemos cambiar al mundo y hacerlo un lugar mejor. Está en tus manos hacer la diferencia.

30- Una buena y un buen corazón son siempre una combinación formidable. Pero cuando se agrega la lengua, el leer y escribir con una pluma, entonces usted tiene algo especial.

31- Soy fundamentalmente un optimista. Ya sea que provenga de la naturaleza o del cuidado, no puedo decirlo.

32- Vive la vida como si nadie estuviera mirando y exprésate como si todos estuvieran escuchando.

33- Las dificultades rompen a algunos hombres, pero hacen a otros.

34- Ninguna hacha es lo suficientemente afilada para cortar el alma de una persona que sigue intentándolo, armado con la esperanza de que se levantará incluso al final.

35- Todos pueden elevarse por encima de las circunstancias y lograr el éxito si están dedicados y apasionados por lo que hacen.

36- La bondad del hombre es una llama que puede ocultarse, pero nunca extinguirse.

37- Lo que cuenta en la vida no es el mero hecho que hayamos vivido. Es la diferencia que hemos hecho en las vidas de otros lo que determinará el significado de la vida que llevamos.

38- Tu pequeñez no le sirve al mundo ¿Quién eres para no ser grande?

39- Nuestro desafío es crear un orden social en el que la libertad del individuo signifique verdaderamente la verdad del individuo.

40- No hay tal cosa como la libertad parcial.

Frases de Nelson Mandela sobre la paz

41- Cuando salí por la puerta, esa que me llevaría hacia la libertad, sabía que si no dejaba atrás mi amargura y mi odio, todavía estaría en la cárcel.

42- Una buena cabeza y un buen corazón son siempre una combinación formidable.

43- Ser libre no es simplemente deshacerse de las propias cadenas, sino vivir de una manera que mejore y que respete la libertad de los demás.

44- Sabemos demasiado bien que nuestra libertad está incompleta sin la libertad de los palestinos.

45- Nos comprometemos a construir una paz completa, justa y verdadera.

46- Si quieres la cooperación de los humanos a tu alrededor, debes hacerles sentir que son importantes y lo haces siendo genuino y humilde.

47- Las personas valientes no temen el perdón, por el bien de la paz.

48- Debemos usar el tiempo sabiamente y para siempre para darse cuenta de que el tiempo es siempre oportuno para hacer lo correcto.

49- En mi país primero vamos a la cárcel, y luego nos convertimos en presidentes.

50- Nunca, nunca y nunca más será que esta hermosa tierra volverá a experimentar la opresión de unos por otros.

51- No hay un camino fácil a la libertad en ninguna parte.

52- Negar a las personas sus derechos humanos es negar su propia humanidad.

53- Sin educación nunca realmente podrán retar los desafíos que enfrentarán. Por eso es muy importante brindar educación a los niños, y explicarles que deben desempeñar un papel para su país.

54- Sueño con la realización de la unidad de África, por medio de la cual sus líderes se combinen en sus esfuerzos por resolver los problemas de este continente.

55- No hay nada que tema más que despertarme sin un programa que me ayude a brindar un poco de felicidad a quienes no tienen recursos, a los pobres, a los analfabetos y los que tienen enfermedades terminales.

56- Dale amor, risas y paz a un niño.

57-  Dirija desde atrás y deje que otros crean que están al frente.

58- Una de las cosas que aprendí cuando estaba negociando es que hasta que no me cambiara a mí no podría cambiar a los demás.

59- Una nación no debe ser juzgada por cómo trata a sus ciudadanos más altos, sino por cómo trata a los más bajos.

60- No puede haber un regalo mejor que el de dedicar tiempo y energía para ayudar a los demás sin esperar nada a cambio.

Frases de Nelson Mandela sobre la igualdad

61- La educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar al mundo.

62- La pobreza no es un accidente. Al igual que la esclavitud y el apartheid está hecho por el hombre y puede ser eliminado por las acciones de los seres humanos.

63- Nuestro temor más profundo no es que no seamos adecuados; nuestro temor más profundo es que seamos poderosos más allá de toda medida.

64- Y cuando dejamos que nuestra propia luz brille, inconscientemente damos permiso a otras personas para que hagan lo mismo.

65- Superar la pobreza no es un gesto de caridad; es un gesto de justicia.

66- Los verdaderos líderes deben estar dispuestos a sacrificarlo todo por la libertad de su gente.

67- Ninguna persona puede liberar un país. Solo puedes liberar un país si actúas como colectivo.

68- Mientras persista la pobreza, no hay verdadera libertad.

69- Que haya trabajo, pan, agua y sal para todos.

70- Mientras la pobreza, la injusticia y la gran desigualdad persistan en nuestro mundo, ninguno de nosotros puede realmente descansar.

Imágenes con frases de Nelson Mandela

¿Quién fue Nelson Mandela? Resumen

Nelson Mandela nació en Mvezo, un pequeño poblado al sur de Sudáfrica, en un contexto lo bastante tradicional, hasta se podría decir tribal. Eso ocurrió un 18 de julio de 1918. Como un rasgo bastante normal o asiduo de los líderes de países conocidos como del Tercer Mundo, Mandela utilizó una educación de élite para desarrollar poco a poco un pensamiento maduro en la lucha por la paz y la igualdad en su nación. Hay que decir que dicho país africano, sobre todo en la época de Mandela, era eminentemente segregacionista respecto a todas las personas de piel negra, considerándoselas seres inferiores. A los 23 años el que será una de las mayores figuras políticas del siglo XX se mudó a la capital del país, Johannesburgo y entró a formar parte del CNA. El CNA (Congreso Nacional Africano) desde su creación, en 1912, había abogado por los derechos de la población negra y, aunque nos anticipamos en la reseña, a partir de establecimiento de la democracia en 1994 ha gobernado hasta el día de hoy.

Sin embargo, la historia de Mandela tiene un fuerte componente trágico: los supremacistas blancos, a partir de 1948, no soportaron las acciones de desobediencia y la lucha contra el racismo del CNA. Fueron diez años de una lid agotadora, hasta que el nacionalismo radical impuso la ilegalidad al mismo Congreso Nacional Africano y a todos sus integrantes, naturalmente. La lucha continúo armada y, sobre todas las cosas, de manera clandestina, hasta que en 1962 Nelson Mandela fue arrestado por conspiración contra el gobierno (entre otros ilícitos), pasando unos 27 años de su vida tras las rejas.

Sin embargo, en Nelson Mandela estar tras las rejas no significó un dejar de luchar y de hecho, casi como una leyenda, se convirtió en una figura insoslayable contra el Apartheid. El paso de los años, sin embargo, también ayudó a que las protestas aumentaran contra un régimen que no dejaba de lado la segregación racial. Una lucha que hacía eco en cada rincón del planeta y no hacía más que agrandar, de paso, la figura de un líder proscrito injustamente que solo anhelaba un mundo más igualitario. Naturalmente, el gobierno de por aquellos entonces Frederik de Klerk no pudo soportar la presión nacional e internacional, lo que hizo tomar la decisión de liberar a Mandela un 11 de febrero de 1990. A partir de ese momento, Mandela lideró en aquellos años al Congreso Nacional Africano, luchando por una auténtica democracia y una ruptura definitiva con el Partido Nacional, eminentemente racista.

En 1994 se celebraron, finalmente, las primeras elecciones democráticas en Sudáfrica, convirtiéndose Mandela en el primer presidente negro de Sudáfrica. Gobernó hasta 1999. El resto de su vida, un total de 13 años, siguió agrandando su leyenda, siendo parte de todo tipo de condecoraciones como un referente de la paz y de la libertad absoluto. Para el 2005, ya con un estado de salud precario, ese hombre honesto, sobrio y que supo ocultar tan bien durante años su vida privada, se retiro definitivamente de la actividad pública. Murió un 5 de diciembre del 2013, a la edad de 95 años, producto de una infección respiratoria.