Virgen de Guadalupe: imágenes, dibujos, frases y oraciones

La virgen de Guadalupe es una aparición mariana sumamente famosa de la Iglesia Católica, tuyo origen es mexicano. Su principal centro de culto se encuentra en la Basílica de Guadalupe, en las faldas del cerro de Tepeyac, al norte de la Ciudad de México.

A continuación, a modo de alusión y profundo respeto para los creyentes, presentamos imágenes, frases, oraciones y dibujos de la Virgen de Guadalupe. 

Imágenes de la Santa Virgen de Guadalupe

La virgen de Guadalupe es la advocación mariana por antonomasia en México. Muy respetada, querida y creadora de milagros para todo el pueblo mexicano. A continuación, en alusión a la madre de Cristo, disponemos de una selección de imágenes: típicas, algunas con toques sincréticos o en alusión a los colores de la bandera mexicana.

Santísima Virgen de Guadalupe

Documentos históricos del Vaticano y la tradición oral mexicana concuerdan en algo: María, madre de Jesús, apareció en las tierras mexicanas en cuatro ocasiones, en presencia del autóctono chichimeca Juan Diego Cuauhtlatoatzin, en el cerro Tepeyac. Asimismo, advino una vez más a Juan Bernardino, quien era tío de Juan Diego.

Estamos ante la presencia de la advocación mariana más importante de México, con millones de seguidores que la tienen presente en toda ocasión.

Nuestra señora de Guadalupe

La virgen es producto de un sincretismo importante, teniendo en cuenta que el catolicismo llegó en tanto extranjero a una nación con poderosas creencias y civilizaciones previas. El Nican Mopohua, texto hagiográfico del siglo XVII, nos recalca que Nuestra Señora de Guadalupe apareció en 1531, ocurriendo la última el 12 de diciembre de ese mismo año.

Imágenes de Virgencitas Plis

La virgen de Guadalupe es una de las creencias más arraigadas de todo México, anexándose a su identidad desde por lo menos el siglo XVI. Muchos pueblos originarios, en el devenir de la historia postcolombina, han tomado esta creencia, se han hecho partícipes del papel de la misma virgen de Guadalupe.

Aquí, en sintonía, presentamos con profundo respeto imágenes de virgencitas plis, que en forma de caricatura o dibujo intentar ser imágenes de cierta sacralidad. A ellas se les puede pedir y también respetar, llevándolas a todas partes o colocándolas en un sitio especial.

Frases a la Virgen de Guadalupe

1.  Santa María de Guadalupe, Mística Rosa, intercede por la Iglesia, protege al Soberano Pontífice, oye a todos los que te invocan en sus necesidades.

2. ¡Oh, purísima virgen de Guadalupe! Llena mi corazón de amor y protege siempre a mi familia. Libéranos de los obstáculos desafortunados de la vida.

3. ¡Santa María de Guadalupe! Mística Rosa de Hispanoamérica, protectora de los fieles a tu nombre y guía de los feligreses cristianos. Hoy intercedo en tu nombre rogando misericordia y paz en mi alma. Haz que mis sueños se concedan y sé mi luz en el sendero de la vida. Amén.

4. Mirar la Guadalupana es recordar que la visita del Señor pasa siempre por medio de aquellos que buscan hacer carne su palabra.

5. Hijo mío, el más pequeño, esta diversidad de rosas es la prueba y señal que llevarás al obispo. Le dirás en mi nombre que vea en ella mi voluntad y que él tiene que cumplirla. Tú eres mi embajador: muy digno de confianza.

6. Nuestra Señora de Guadalupe ¡Que no se entristezca tu corazón! ¿Acaso no es que yo estoy aquí, que soy tu Madre?

7. ¡Virgen Santísima de Guadalupe! Santa Madre de Dios, señora y guía de todos nosotros. Por tu bendiga imagen hoy elevo mis oraciones a fin de que me concedas lo que tanto necesito.

8. Sabe y ten entendido, tú, el más pequeño de mis hijos, que yo soy la siempre viva Virgen María, Madre del verdadero Dios por quien se vive.

9. Ten por seguro que lo agradeceré bien y lo pagaré, porque te haré feliz y merecerás mucho que yo recompense trabajo y fatiga con la que vas a procurar lo que te encomiendo.

10. Celebrar la memoria de María es afirmar contra todo pronóstico que en el corazón y en la vida de nuestros pueblos late un fuerte sentido de esperanza, no obstante las condiciones de vida que parecen ofuscar toda esperanza.

Oraciones a la Virgen de Guadalupe

11. Pon a la virgen de Guadalupe en tu corazón, porque ella siempre intercederá protegiendo a tu familia y a ti mismo. Ella es sabia y llena de amor.

12. Amorosa virgen de Guadalupe, alma caritativa de los minusválidos, protégeme en este día y no permitas que ningún mal me suceda. Mi devoción hacia ti siempre se mantendrá intacta.

13. Virgen del amor, Guadalupe de mi corazón, cuida a los que no tienen, porque ellos te necesitan en toda ocasión. Y bríndanos un rayo de esperanza en este mundo, que por momentos es pura perdición.

14. ¡Santísima inmaculada virgen de Guadalupe! Te imploro para que no te olvides de tu fiel servidor, que te ama completamente y te tiene en su corazón.

15. Virgen de Guadalupe, por favor, intercede por aquellos que no tienen pan en sus mesas, ni techos sobre sus cabezas. Ellos merecen tu atención y también tu profundo amor.

16. Virgen Santísima de Guadalupe, madre de Dios y madre nuestra, hoy y siempre cólmanos de bendiciones.

17. Virgen de Guadalupe, defiéndenos de las tentaciones, llénanos de consuelo en la tristeza y ayúdanos en todas nuestras necesidades.

18. Santísima virgen del Señor, protectora de los desamparados, permite que la prosperidad y la gloria me acompañen por siempre.

19. Simplemente deseo que le brinde virgencita de Guadalupe comida y bebida a todos los necesitados de este mundo. Tu poder y sabiduría infinita podrá hacer realidad semejante deseo.

20. Mi oración para ti, Santísima Virgen de Guadalupe, no es para pedir, sino para agradecer. Tengo familia y trabajo, no quiero nada más para mí. Gracias por tu amor y por las bendiciones que me entregas en toda ocasión.

21. Virgen Santísima de Guadalupe, Santa Madre de Dios, señora y guía de todos nosotros. Gracias por esta vida y gracias por lo que vendrá. Eres la madre verdadera y hoy tu bendita imagen elevo.

22. Virgen de Guadalupe, dispone de mí como te agrade; los sucesos y laces de mi vida quiero que todos corran por tu cuenta. Confío en tu bondad, que todo en mi alma se enderezará para bien, en honra del Padre y Señor de los Cielos. Amén.